1+1=3, UNA GRAN BODEGA QUE ACABA DE CUMPLIR LA MAYORÍA DE EDAD

Comments off 52 Views0


La bodega 1+1=3, situada en el Alt Penedès, arrancaba su andadura con el inicio del nuevo milenio, si bien es cierto que sus fundadores, Josep Anton Bonell y el enólogo Josep Piñol ya tenían experiencia en el mundo del vino.

Quizá una de las cosas más peculiares de la bodega sea su nombre, una operación numérica que no encaja en nuestros asimilados conceptos matemáticos y que despierta la curiosidad. La explicación responde al reto de los dos fundadores de sumar a la empresa un tercer miembro: el cliente, para que también este se sienta parte del proyecto.

Un aspecto más de la filosofía de una empresa, que pasa también por el compromiso con la tierra y el amor por la viña, siempre innovando y mejorando sus productos para llegar un poco más lejos. Hoy sus vinos y cavas se comercialicen en los cinco continentes.

Y entre su gama de vinos y cavas, siempre atractivos, elegantes y modernos, destaca uno: Dolç, un vino de lo más especial. Se trata de un rosado dulce obtenido íntegramente de las cariñenas del viñedo Mas Moió, unas viñas plantadas hace más de 40 años y que ofrecen una uva de una calidad excepcional.

Para su elaboración se sigue un peculiar proceso de sobre maduración de la uva en la viña, de manera que todo el azúcar y los aromas se concentran en el interior del grano por la acción de la podredumbre noble, la forma benevolente del hongo botrytis cinerea. 12 meses posteriores de fermentación lenta en barrica de roble francés rematan el proceso de elaboración de este vino elegante y ligero.

Sin duda, un maridaje muy recomendado para aquellos que seáis golosos. Ideal para acompañar naranja bañada de chocolate, frutas deshidratadas, frutos secos, crema catalana, dulce de leche o helado de yogur. Y si preferimos lo salado, también marida muy bien con queso azul, brie y Maó.