5 TÉRMINOS PARA DEFINIR EL VINO EN BOCA

Comments off 173 Views0


Cuando asistimos a una cata de vinos, podemos observar cómo los expertos siguen un proceso que suele comenzar con la fase olfativa para pasar después al análisis del vino en boca.

Aquellos que no tienen mucha experiencia en el mundo del vino suelen encontrar dificultades para diferenciar las percepciones en nariz y en boca. Es por eso que la educación de los sentidos es básica para dedicarse al mundo de la cata de un modo profesional.

Pero como no todos hemos nacido para ser sumilleres o enólogos, aunque sí nos gusta presumir un poquito de saber algo de vinos, aquí van 5 términos para referirse al vino y quedar como un profesional.

  • Complejo

Diremos que un vino es complejo cuando, una vez en boca, notemos muchas notas, es decir, nos aporte toques frutales, herbáceos, a tabaco… Una amplia gama de sensaciones gustativas.

  • Estructurado

Son aquellos vinos que ni son dulces, ni ácidos, ni amargos. Es decir, son vinos en los que no predomina un sentido sobre otro, sino que todos se complementan dándole al vino ese cuerpo bien estructurado.

  • Elegante

Siguiendo en la misma línea, podemos decir que un vino estructurado es un vino elegante cuando, además, sus sensaciones en boca invitan a tomar otra copa. Suelen tener un cierto toque “goloso” que les da ese plus de elegancia.

  • Graso

Son vinos que llenan toda la boca. Vinos untuosos que, tras beberlos, sus sensaciones perduran en boca durante un tiempo. Normalmente es un término muy asociado a los vinos dulces.

  • Tánico

Es un término casi exclusivo de los vinos tintos. Son vinos amargos y astringentes que dejan un rastro importante en boca. Cuando un vino blanco tiene características similares se suele hablar de vinos firmes o vinos ácidos.