8 CONSEJOS PARA SABER MÁS DE VINO

Comments off 98 Views0


Saber más de vino, una de esas asignaturas pendientes para muchos, y que con el paso de los años se va haciendo más necesario superar. Cuando somos más jóvenes, el vino no consigue convencernos, pero a medida que vamos madurando crece nuestro interés por él, y plantarse en una vinoteca, delante de todas esas botellas, se acaba convirtiendo para muchos en una agonía ante la inseguridad que le provoca no tener -o creer que no se tienen- conocimientos suficientes para escoger un vino.

Pero lo cierto es que es mucho más sencillo de lo que puede parecer. Tan solo hay que tener en cuenta unos cuantos consejos para ganar un poco de seguridad ante la elección. ¡Vamos allá!

1- La primera pregunta de todas: ¿cómo se si un vino es bueno? Bien, pues muy sencillo: cuando un vino es bueno, se nota, igual que en cualquier otro producto. ¿O es que acaso no sabemos cuándo nos estamos comiendo un buen entrecot o una buena pieza de fruta? Pues con el vino pasa exactamente lo mismo. Si es bueno, lo notarás. De verdad.

2- Prueba muchos vinos. Es la clave para mejorar tus conocimientos en la materia. Aquí, al igual que sucede en otros aspectos de la vida, la experiencia es la base del conocimiento. Pero no estamos hablando de beber mucho, recuerda que el vino, como todo, siempre es mejor con moderació. Nos referimos a que pruebes vinos diferentes y no te quedes siempre en los 4 que te gustan.

3- La añada del vino. Muchos de los vinos que encontramos en el mercado son vinos jóvenes, con lo que la añada debería coincidir con un año anterior al actual. Son vinos pensados para consumir a lo largo del presente año, porque no mejorarán con el tiempo. La información de la añada de un vino la encontrarás en la etiqueta, normalmente en la parte frontal.

4- ¿Y qué hay de los crianza y reserva? Pues si los vinos jóvenes son aquellos que no pasan por barrica, los crianza son los que pasan en barrica de roble entre 3 y 6 meses, y después pasan en la botella 18 meses más antes de salir al mercado. Los reserva van un paso más allá, y están 18 meses en barrica y 18 en botella. Ambos podrás guardarlos durante más tiempo en casa, porque no perderán propiedades.

5- Ojo con dejar la botella abierta muchos días. No es la mejor opción. Si después de una cena se te queda una botella abierta, aquí te damos unos cuantos consejos para que la conserves de la mejor manera posible.

6- Elige la copa adecuada para cada vino. No, no da igual qué copa uses a la hora de probar un vino. Si quieres catarlo en las mejores condiciones, elige copas que tengan profundidad y anchura suficiente para que puedas mover el vino sin problema. De esta manera liberarás los aromas del vino más fácilmente, y te ayudará a seguir el proceso de cata más cómodamente.

7- No te limites a conceptos preestablecidos: blanco para pescados, tinto para carnes. Por suerte, hay casi tantos maridajes posibles como personas y gustos. Es cierto que algunos vinos van mejor con unos u otros platos, pero no tengas miedo a experimentar. ¿El jamón siempre con vino tinto? En la próxima cena, preséntalo junto a una buena copa de cava, y verás la sorpresa.

8- Pregunta todo aquello que no sepas o que te genere dudas. Tanto si estás en una vinoteca y no tienes claro qué vino escoger, como si estás en un curso de cata y no acabas de entender bien los conceptos. No tengas miedo porque, muchas veces, la curiosidad es la mejor manera de llegar al conocimiento.

Y, sobre todo, no te olvides de lo más importante: disfruta. El vino se elabora para que la gente lo disfrute bebiendo. No te agobies con si harás o no una buena elección: escoge el que más te guste, sea porque ya lo has probado, sea porque te encanta la etiqueta. Experimenta y amplia tu archivo de vinos. Verás cómo, con el tiempo, no te harán falta consejos como éstos.

Y si a pesar de todo, tú lo que quieres es ser -o parecer- todo un experto en vinos, no te pierdas nuestra guía: volumen 1 y 2. ¡Salud!