BODEGAS RAIMAT. MÁS DE 100 AÑOS INNOVANDO

Comments off 1972 Views0


Raimat es el resultado del sueño de una familia que, hace más de un siglo, decidió dar vida a unas tierras que eran consideradas un desierto inerte. Su historia se remonta a 1914, cuando Manuel Raventós i Doménech, propietario de Codorníu, adquiere unas tierras áridas e infértiles y las convierte en un mar de viñedos.

Se construyeron entonces más de 100 kilómetros de acequias para llevar el agua del Canal de Aragón hasta la finca, y conseguir así que aquellas desérticas tierras volvieran a ser fértiles. Además, la familia construyó también la primera y única colonia vitivinícola de Europa: más de 100 casas para los trabajadores y sus familias, almacenes, una iglesia, una escuela… todas las infraestructuras necesarias para dar vida a una zona que, hasta entonces, tan solo albergaba un viejo castillo en ruinas, originario de la Edad Media, y que actualmente es patrimonio de la bodega.

En 1918 llega la primera bodega. Obra del arquitecto y discípulo de Gaudí, Joan Rubió i Bellver, la primera bodega de Raimat fue todo un hito en la construcción, ya que fue el primer edificio de hormigón construido en España. La armonía de su estructura a base de arcadas le valió la denominación de Catedral del Vino junto a tantas otras construidas alrededor de Cataluña por otros arquitectos modernistas como Cèsar Martinell o Lluís Domènech i Montaner.

En los años 70 llega a la bodega la revolución vitivinícola. Después de varios viajes a California, Manuel Raventós incorpora una serie de innovaciones en los sistemas de cultivo, así como en las variedades, plantando por primera vez en la Península variedades internacionales como el Cabernet Sauvignon, el Chardonnay o el Merlot, siguiendo las técnicas californianas de vinificación. Novedades que supusieron toda una revolución en el conocimiento del vino y que no hicieron sino incrementar el éxito y la calidad de los vinos de la bodega.

Tanto es así que en 1986 Raimat impulsa la creación de una nueva Denominación de Origen, Costers del Segre. Una denominación de origen cuyos vinos tienen unas características muy particulares, al ser una denominación de origen de carácter interior y alejada del mar.

Después de la creación de la DO, se siguen las novedades en Raimat con la construcción de la nueva bodega, obra de Domingo Triay. Una espectacular obra piramidal construida en el corazón de las colinas de la finca. Para su construcción fue necesario remover toneladas de tierra, ya que las naves de crianza se encuentran en el interior de estas colinas, consiguiendo así una perfecta integración de la bodega con el paisaje. Sobre la tierra que cubre las instalaciones se encuentra plantado uno de los viñedos de la bodega, concretamente uno de Cabernet Sauvignon.

Viticultura 100% sostenible

Una de las claves que caracterizan la viticultura de Raimat es el respeto por la naturaleza. Raimat nació con la convicción de que las prácticas agrícolas sostenibles eran la mejor garantía de conservación del medio natural. Y hoy, más de 100 años después, estas creencias siguen intactas. Todos los vinos de Raimat son elaborados minimizando el uso de productos agroquímicos y la generación de residuos. Esto le ha valido a la bodega la certificación del 100% de sus viñedos como sostenibles por el Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI).

El objetivo ahora es lograr la certificación de producción ecológica que otorga el Consejo Catalán de la Producción Ecológica (CCPAE) y que garantiza que se utilizan únicamente los recursos provenientes de la propia naturaleza. Sin duda todo un reto para una bodega que ha demostrado en sus 100 años de historia que es una abanderada de la innovación gracias al espíritu pionero de la familia desde sus orígenes hasta nuestros días.