CAN RODA, UNA BODEGA FAMILIAR DE HISTORIA CENTENARIA

Comments off 353 Views0


Pese a que la bodega arrancaba su andadura en 2010 amparada en la Denominación de Origen Alella, de Can Roda puede decirse que es una bodega centenaria, no sólo por la historia de la masía en la que se encuentra ubicada, que data de 1864, sino también porque sus vinos proceden de viñedos octogenarios, recuperados del olvido hace apenas una década.

Situada en un paraje natural privilegiado que pertenece al Parque Natural de la Serralada de Marina, su proximidad a Barcelona la convierte en una bodega muy interesante de cara al enoturismo. La bodega cuenta con 7 hectáreas de viñedo de donde salen vinos elaborados con Pansa blanca, la variedad emblema de la zona, pero también de Moscatel, Merlot, Cabernet, Syrah y Garnacha.

Los vinos son elaborados mediante procesos vinícolas artesanales, comenzando por la vendimia, con la vinificación por separado de cada parcela para asegurar el punto óptimo de maduración de la uva.

SO de Masia Can Roda, Pansa blanca

Una de sus referencias más emblemáticas es este SO 100% Pansa blanca, un vino de color amarillo pálido y brillante, con reflejos verdes y lágrima ligera.

En nariz presenta una buena intensidad, con recuerdos aromáticos a flores e hinojo, y aromas más frescos como la pera de agua y el melocotón. Su paso en boca es sedoso y elegante, con un final ligero y agradable en el que vuelven los recuerdos a fruta, hierbas y una ligera mineralidad.

Y lo más importante, ¿con qué podemos maridar este estupendo vino blanco ahora que ya está aquí el verano? Pues SO Pansa blanca es un vino ideal para acompañar esas comidas de pequeños bocados a base de canapés y croquetas, o un buen arroz de pescado frente al mar. Lo fundamental, como siempre, es la compañía. ¡Salud!