CODORNÍU, LA EMPRESA MÁS ANTIGUA DE ESPAÑA

Comments off 275 Views0


La casa Codorníu es lo que se conoce como una empresa con solera. Es la empresa más antigua de España y ocupa el puesto 17 en el ranking mundial. El documento más antiguo que se conserva y que hace referencia a la actividad vitivinícola de la familia Codorníu data del 1551. Hoy, el grupo Codorníu Raventós es el mayor propietario de viñedos de Europa, con más de 3.000 hectáreas en propiedad.

El compromiso con la calidad y la sostenibilidad son claves en el desarrollo del grupo. Calidad en la elaboración de sus cavas y vinos, y compromiso con la tierra y las personas a partir de cuatro líneas de trabajo: el cuidado del medio ambiente, el desarrollo local, las personas y el fomento de una vida saludable.

Todos ellos compromisos adquiridos a lo largo de los más de 450 años de historia de una casa que quedaba marcada en 1659 con el matrimonio de Anna Codorníu, la última de los descendientes de Jaume Codorníu que llevó su apellido, y Miquel Raventós. La unión de estas dos grandes sagas de viticultores sentaba las bases del gran grupo que es hoy en día Codorníu Raventós.

Un grupo ligado fundamentalmente a la elaboración de cava desde que, en 1872, Josep Raventós elaborara las primeras botellas de vino espumoso siguiendo el método tradicional y a base de variedades autóctonas del Penedés como Macabeo, Xarel·lo y Parellada. Se convertía así en pionero en la zona y vinculaba la marca Codorníu a la historia del cava.

Y es que, tal y como demuestra su historia, si algo han sido en Codorníu es pioneros. Así, ya en 1898, Manuel Raventós hacía sus primeros pinitos en el mundo de la publicidad convocando un concurso de carteles para la marca y en el que participaron importantes artistas modernistas de la época. Unos cuantos años más tarde, en 1959, Codorníu lanzaba su primer anuncio en televisión, coincidiendo con las primeras emisiones de Televisión Española.

Las nuevas cavas, inauguradas en 1915 e impulsadas por Manuel Raventós, y para las que contrató al arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch, acabaron de darle forma al proyecto. El edificio es un claro ejemplo de arquitectura civil modernista y uno de los ejemplos más impresionantes de arquitectura dedicada a la elaboración y crianza de cavas, lo que le ha valido la consideración de Catedral del Cava. En 1976 recibieron el reconocimiento de Monumento Histórico Artístico Nacional por ser consideradas una obra clave del modernismo catalán.

Anna de Codorníu

Anna de Codorníu es una de las marcas más emblemáticas de la casa. Un cava que nacía en 1984 como homenaje a la última heredera del apellido Codorníu. Fue, además, el primer cava que incorporaba la variedad Chardonnay. 30 años después de ver la luz, la icónica botella de Anna se convertía en un objeto de expresión personal gracias a un proyecto innovador en el sector: la posibilidad de personalizar la botella.

Actualmente, Codorníu ofrece la posibilidad de customizar la botella de Anna con un original diseño y, además, añadir un mensaje propio para celebrar una ocasión especial: una boda, un cumpleaños, un ascenso o simplemente dar las gracias a alguien. Un detalle más a sumar a la historia de esta casa que lleva la innovación en su ADN.