‘FINCA HELENA’, DE BODEGAS IMPERIALES

Comments off 183 Views0


Finca Helena 2014 ha sido premiado este mes de marzo con el Gran Bacchus de Oro 2019, en una cata a ciegas realizada por 90 expertos. Sin duda la excusa perfecta para hablar de este vino de finca, un gran reserva elaborado por las Bodegas Imperiales con la variedad Tempranillo, que fermenta en barricas de roble francés y que cuenta con una crianza de 15 meses en barricas nuevas, y el resto en botellas.

El resultado es un vino con un atractivo color cereza intenso, con ribetes violáceos y con matices aromáticos que van de los frutos negros maduros a las notas balsámicas especiadas y las maderas finas.

En boca, es elegante, estructurado, con unos taninos amables y de calidad, cosa de la crianza, y un final persistente. Por ello, es perfecto para maridarlo con grandes carnes rojas, guisos o quesos fuertes.

Como curiosidad, el Finca Helena, de la Denominación de Origen Ribera del Duero se trata de un tinto de selección procedente de una sola viña.

 

Sobre la bodega

 


Las Bodegas Imperiales, fundadas en 1998, aunque tienen una historia breve, cuentan con unas raíces viejas. Raíces que le brinda la Villa Real de Gumiel de Izán, con una historia del vino milenaria: se trata de una de las zonas de Ribera del Duero con mayor tradición vitivinícola, poseedora de viñedos muy viejos y de una extraordinaria calidad. Sus vinos reflejan las características de su suelo y las variedades autóctonas de la tierra.