‘I TANT BLANCO’, EL PRIMERO DE UNA FAMILIA DE VINOS ARRAIGADOS AL TERRITORIO

Comments off 1384 Views0


Bajo el sello de I Tant Vins se presentan una serie de vinos cuyo denominador común es que son un reflejo del paisaje vinícola catalán y que están elaborados únicamente con variedades autóctonas. Vinos con arraigo al territorio y que pretenden poner en valor el peso de la tierra y los vinos de proximidad.

I Tant Blanco es un 100% Garnacha blanca de la Terra Alta, una de las zonas vinícolas más interesantes y más en boga de los últimos años. La Garnacha blanca es la variedad por excelencia de esta zona, la que mejor se adapta al territorio y mejor expresa su mediterraneidad. Allí, la Garnacha blanca alcanza su máxima expresión, proporcionando a los vinos una acidez muy particular y fácilmente identificable.

Recién salida la nueva añada, I Tant Blanco es un vino que presenta un color amarillo de baja intensidad en el que se entremezclan los tonos color paja con algún reflejo verdoso. Con solo acercarse a olerlo ya se detecta la intensidad y la mineralidad de la garnacha blanca.

Al degustarlo, es fácil encontrar los toques de fruta blanca como la pera, y el recuerdo de frutas de hueso como el melocotón o el albaricoque. Un vino que encuentra su equilibrio gracias la suavidad propia de la garnacha y la salinidad que le aporta la propia mineralidad del terreno en el que se cultivan las viñas.

Y, como siempre, lo más importante al probar un vino nuevo es pensar con qué vamos a maridarlo. En el caso de I Tant Blanco, por el tipo de variedad, y al ser un crianza, es excelente para degustar junto a un buen arroz mar y montaña, aves al horno o sardinillas marinadas. Y, por supuesto, es el vino ideal para acompañar a la tradicional clotxa de la Terra Alta.