‘MAR SALADA’, 3 VINOS Y UN CAVA PARA CUALQUIER OCASIÓN

Comments off 190 Views0


Mar Salada es una de nuestras familias vinícolas más completas. Un blanco, un rosado, un tinto y un cava. Un vino para cada ocasión, y aptos para todos los gustos.

Mar Salada Blanco es un vino joven elaborado a base de macabeo y garnacha blanca. Ideal para el aperitivo, presenta un atractivo color amarillo pálido verdoso con tonos alimonados. En su intenso olor afrutado destacan los toques de fruta blanca con un ligero fondo cítrico. Equilibrado y fresco en el paladar, será el acompañante perfecto para pescados, mariscos o quesos suaves.

En contraste encontramos el Mar Salada Tinto, elaborado con garnacha negra y tempranillo. Un tinto joven de atractivo color rojo violáceo, que en boca es suave y equilibrado, y con un postgusto largo. En nariz presenta intensos aromas a frutos rojos y negros. Con todo, este vino tinto resulta el maridaje perfecto para carnes, tanto rojas como blancas, y ya sean guisadas o asadas. También se aconseja tomarlo como acompañante de quesos curados, embutidos, setas y los tan preciados caracoles.

A medio camino entre ambos encontramos el Mar Salada Rosado. Elaborado también a base de garnacha negra y tempranillo, es un vino equilibrado y con un interesante punto de acidez que resulta muy refrescante. Aromas de frutas rojas, frambuesas y fresas, y con una entrada suave y redonda en boca. ¿Maridaje? Además de para el aperitivo, es un excelente acompañante para ensaladas, sopas, platos de pasta o pizzas.

Y para rematar, nuestro cava. Elaborado con mucho mimo, el cupaje de Mar Salada Cava se ha hecho a base de variedades autóctonas del Penedés: 25% de macabeo, 25% de parellada y 50% de xarel·lo. El xarel·lo le aporta el cuerpo y la estructura necesaria para sobrellevar el paso del tiempo. El macabeo, por su parte, le otorga elegancia y finura, mientras que la parellada lo dota de una ligera acidez cítrica que le da el punto refrescante. En conjunto, un cava que destaca por su excelente acidez, y que se adapta muy bien al paladar con un final amargo que le otorga fuerza y complejidad. De burbuja fina, es apto para acompañar desde el aperitivo hasta los postres, pasando por pescados, carnes blancas o un buen arroz de mariscos.

En conjunto, una amplia gama de gustos, maridajes, y colores, que hacen de la familia Mar Salada una colección de vinos perfecta para tener siempre a punto la bodega de casa.