¿TE HA TOCADO LA LOTERÍA? BRINDA CON UN CAVA EXCEPCIONAL

Comments off 932 Views0


Mañana es el gran día. Sí, ese gran día que sirve de antesala de la Navidad y que, en mayor o menor medida, hará que la vida de unos cuantos afortunados cambie. El Sorteo de la Lotería de Navidad es uno de esos momentos que hacen que este mes de diciembre sea de los más especiales del año.

Tanto es así que este año incluso nos ha visitado una extraterrestre que, después de pasearse por Madrid en estas fechas, ha decidido quedarse a vivir entre nosotros. Y no es de extrañar: también a ella le ha tocado la lotería. La pregunta es si, en su caso, hablamos de una lotería económica o más bien emocional…

Sea como sea, lo cierto es que mañana será un día muy especial para unos cuantos. Después del estupor inicial y esa cara que -imaginamos- se te queda cuando te das cuenta de que tú también eres uno de los afortunados, llega el momento de la celebración. Y es aquí donde entramos nosotros en juego: si mañana te toca la lotería, queremos que brindes con un buen cava, uno de esos que hagan que ese momento sea aún más especial.

Estamos hablando de Kripta, un cava que cuenta con casi 40 años de existencia, y que pasa por ser el proyecto más personal de Agustí Torelló Mata. Procedente de viñedos del Penedès con más de 60 años de historia, Kripta es un cava con crianza de 9 años, elaborado a base de macabeo, xarel·lo y parellada procedentes de las mejores parcelas.

La botella en sí también es un plus. Todas llevan impresa la fecha de degüelle que indica el momento en el cual el cava finalizó su proceso de crianza, aportando así un distintivo de compromiso y garantía de calidad. Además, destaca también por su original diseño, que recuerda a las ánforas romanas, y la etiqueta es obra del escultor y pintor Rafael Bartolozzi, un toque más de elegancia y distinción para un cava que es ya todo un emblema de la casa Torelló Mata.

Sin duda, Kripta será tu mejor aliado si mañana tienes que salir a la calle para celebrar que, este año sí, te vas a dar el viaje de tu vida. Y sobre todo, cuando levantes la copa para brindar, recuerda aquello de que El mayor premio es compartirlo.