Es un vino aromatizado preparado a base de vino, azúcar, alcohol y una maceración de diferentes botánicos donde destaca la artemisia o ajenjo, dando como resultado un característico sabor dulce, amargo y aromático, tan apreciado por tomar en cóctel o en aperitivo.

Esta clase de bebida tiene sus orígenes en Hipócrates, médico de la antigüedad, quien inventó el «vino hipocrático» (mezcla de vino con flores de ajenjo, entre otros). En el s.XVI adopta en Bavaria el nombre de una planta denominada ajento o wermut. Durante el siglo XVIII se pone de moda entre la nobleza piamontesa y es aquí, en la frontera franco-italiana, donde la producción del vermut se convierte en industrial, añadiendo muchos más ingredientes y especias del lejano Oriente.

Con el paso del tiempo, la palabra ha adquirido sentido genérico para definir el aperitivo -cualquier bebida con unas tapes- previa a la comida. De ahí la expresión «vamos a tomar el vermut».