CÓMO SABER SI EL PRECIO DE UN VINO EN UN RESTAURANTE ES EXCESIVO

Comments off 1647 Views1


Muchas veces, cuando vamos a cenar un restaurante y miramos la carta, tenemos la sensación de que todos los vinos son demasiado caros. Acostumbrados a comprar en vinotecas o supermercados, el precio del restaurante casi siempre resulta excesivo, y suele ser habitual que en la mesa haya alguien que no esté dispuesto a pagar esa alta diferencia.

Para evitar tener esa sensación de no controlar los precios de la carta, lo mejor es conocer cuáles son los rangos en los que se mueven los restaurantes a la hora de fijar el precio de las botellas de vino.

Cuando se confecciona una carta de vinos, el precio que se le pone a las botellas suele ser el precio de coste multiplicado por dos. Pese a que no existe una regla fijada para todos los restaurantes, sino que depende un poco de cada establecimiento, sí podríamos hablar, en términos generales, de que los vinos por debajo de 6€ se multiplican por 3 y 4; los vinos de entre 7 y 12€ se multiplican por 2; y los de la franja de 13 a 18€ también se multiplican por 2. Con los vinos de más de 19€ lo que se suele hacer es incrementar el precio entre 6 y 12€.

Tomar vinos a copas es también una buena manera de disfrutar del vino y de poder probar diferentes referencias. Pero también es cierto que, en ocasiones, los precios suelen estar bastante inflados, haciendo que la gente se frene y se decante por la botella entera. Para saber si los precios de las copas son correctos o, por el contrario, son un tanto excesivos, podemos hacer el cálculo dividiendo el precio en carta de la botella entre 5.

Y frente a estas dos opciones, también existe la posibilidad de que nos llevemos nosotros mismos el vino al restaurante. Ante a esta alternativa, encontraremos restaurantes que directamente no lo permitan y otros que nos dejaran dependiendo del vino que queramos llevar: si ellos lo tienen en carta, no nos lo permitirán por razones obvias. Pero lo que sí es habitual es que aquellos establecimientos que lo permitan nos cobren lo que se denomina precio de descorche, y que suele estar entre los 3 y los 8€ por botella, dependiendo siempre del tipo de restaurante, mientras que en otros locales se cobra un plus por persona -y no por botella- en calidad del servicio prestado.