¿QUÉ FACTORES INFLUYEN A LA HORA DE FIJAR EL PRECIO DE UN VINO?

Comments off 1411 Views0


Es frecuente que, ante dos botellas de vino aparentemente iguales, nos preguntemos por qué hay 10€ de diferencia entre una y la otra. Aquellos que tienen un conocimiento más preciso del vino ya saben que son muchos los factores que determinan el precio de una botella, pero para la gran mayoría son conceptos, si no desconocidos, sí difíciles de valorar.

A la hora de tener en cuenta estos factores, el consumidor medio suele pensar en parámetros como el tipo de uva o el packaging del vino (etiqueta, tapón…). Sin embargo, hay muchos otros factores que hay que tener en cuenta, como quién hace el vino, el esfuerzo humano invertido en función de la orografía, el precio de la uva en esa añada…

De entrada, podríamos preguntarnos si calidad y precio van siempre relacionados. El Journal of Wine Economics publicaba hace años los resultados de un estudio llevado a cabo con una muestra en la que había personas que conocían el mundo del vino y otras que no. El estudio concluía que aquellos consumidores que no eran expertos en la materia valoraban mejor los vinos más económicos, mientras que los expertos establecían una mejor relación calidad-precio, ya que valoraban algunas cualidades del vino que para el otro grupo de consumidores eran desconocidas. Es decir, cuánto más experto se es en la materia, más fácil es valorar un vino en su conjunto.

Más allá de esto, existen factores que son fundamentales a la hora de establecer el precio del vino como son los impuestos o el coste del suelo. Cuánto más caro es un vino, más gravará el impuesto del IVA que, al final, es el que más repercute en el consumidor final, que acabará pagando más por ese vino. Por otra parte, el precio del suelo también varía mucho de unas zonas a otras, con lo que también se verá reflejado en el precio final.

También la elaboración del vino influye. No es lo mismo un proceso de elaboración totalmente mecanizado que lo que busca es -casi siempre- volumen, que un método más manual de selección de la uva… No sólo el tratado es diferente, también la mano de obra y las horas invertidas.

En definitiva, no siempre un vino más caro tiene por qué ser mejor que uno más económico, pero casi siempre tendrá una serie de características que harán que su valor sea superior. Y todo esto sin perder de vista que el gusto personal es, al final, lo más importante: un vino, tenga el precio que tenga, está elaborado, fundamentalmente, para ser disfrutado.