En 1973 las familias que obtienen el legado de los monjes cartujos, deciden volver a unir esfuerzos y refundar la antigua Unió de Scala Dei ahora bajo el nombre de Cellers de Scala Dei para embotellar el primer vino en origen a la DO Priorat, el Cartoixa de Scala Dei 1974, un vino que mantiene hoy en día aún sus orígenes.

 

En 1973 las familias que obtienen el legado de los monjes cartujos, deciden volver a unir esfuerzos y refundar la antigua Unió de Scala Dei ahora bajo el nombre de Cellers de Scala Dei para embotellar el primer vino en origen a la DO Priorat, el Cartoixa de Scala Dei 1974, un vino que mantiene hoy en día aún sus orígenes.