‘MANÍA’, LA PROPUESTA VINÍCOLA DE LA NUEVA GENERACIÓN DE BODEGAS FÉLIX LORENZO CACHAZO

Comments off 2590 Views0


Si hay algo que caracteriza a Bodegas Félix Lorenzo Cachazo es, sin duda, su tradición familiar. Fundada en 1946, han sabido mantener el origen familiar de la bodega y la tradición vitivinícola hasta nuestros días.

Félix Lorenzo Cachazo, uno de los 8 fundadores de la Denominación de Origen Rueda, es la quinta generación de esta familia de bodegueros. Con el paso de los años ha ido modernizando sus elaboraciones con la construcción de una nueva bodega y abriéndose camino en el mercado exterior. La incorporación de la nueva generación es ya un hecho, con Ángela como enóloga de la bodega, y Eduardo como Director Comercial.

bodegas_cachazo_aribau

Precisamente de ellos es la selección de viñedos de donde proceden las uvas con las que se elabora una de las líneas de vinos blancos de la bodega: Manía. Uvas que proceden de viñedos especiales por los suelos pedregosos donde crecen y por su altitud: 809 metros sobre el nivel del mar, una de las zonas más altas de la DO Rueda.

Manía Verdejo, Manía Suavignon y Manía Rueda

Manía Verdejo es un blanco joven con crianza sobre lías. Elaborado a base de uvas Verdejo, se caracteriza por un color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Con aromas de fruta blanca (pera y manzana) y de frutas de pelo (melocotón y albaricoque), presenta una amplia estructura en boca con una acidez moderada. Es ideal para acompañar quiches de verduras, pastas, quesos frescos, ahumados de pescado (anchoas y bacalao) y carnes blancas.

Manía Sauvignon y Manía Rueda son dos blancos jóvenes, el primero elaborado a partir de cepas de Sauvignon, y el segundo, un cupaje de Verdejo y Viura. Manía Sauvignon tiene notas de frutas tropicales y exóticas, y una amplia estructura gustativa con rasgos que revelan complejidad. Es el acompañante perfecto para ensaladas, verduras a la plancha, mariscos y carnes ligeras.

Por su parte, Manía Rueda, con un potente aroma de notable intensidad, es un vino fresco y frutal, el mejor maridaje para pastas y risottos, carnes blancas asadas y pescados a la plancha, así como para disfrutar de un buen aperitivo ahora que ya se aproximan las largas mañanas soleadas.