MARIDA LA ÚLTIMA CENA DE LA DÉCADA CON LOS VINOS DE ARIBAU

Comments off 626 Views0


La próxima semana, no solo entramos en un año nuevo, sino que ponemos fin a una década para dar paso a una nueva. O sea que, si cambiar de año ya requiere toda una serie de rituales para hacer el paso con el mejor pie, ¡imaginaos lo que puede suponer cambiar de década!

Como el tema de los rituales no es lo nuestro, ahí os dejamos a vuestra suerte. Eso sí, para que la cena sea todo un éxito, aquí van nuestras recomendaciones vinícolas para que la noche deje huella.

Copa de bienvenida con Musugorri

Siempre hay invitados que son puntuales y otros que no lo son tanto, así que está bien tener previsto algo para ese rato de espera. Una copa de Musugorri con algo de picoteo (ligero, que luego ya habrá tiempo para comer) es una alternativa de lo más oportuna. Los que lleguen puntuales estarán encantados y lo que lleguen tarde aprenderán la lección para la próxima.

 

Sale el marisco, ¡abramos una Descarada

En la primera parte de la cena no suele faltar el marisco: unas gambas, unos buenos carabineros, ¿ostras tal vez? Sea como sea, nuestra querida Descarada hará las delicias de los comensales y será el acompañamiento perfecto para ir abriendo el apetito hasta las carnes.

 

Plato principal y Cargol Treu Banya

Vamos a ponernos clásicos con esto de los maridajes. Como seguro que de plato principal tendrás carne y pescado, para los que opten por lo segundo, pueden seguir brindando con La Descarada. Para los que prefieran pasarse a la carne, te recomendamos nuestro Cargol Treu Banya, un vino tinto a base de Tempranillo, Garnacha, Merlot y Syrah que va a maridar a la perfección con cualquiera de los contundentes platos que hayas preparado. Estamos seguros de que va a triunfar.

 

Comencemos la nueva década con un cava diferente, I Tant Cava Rosé

Es uno de los últimos en llegar a la familia de vinos de Aribau, y por eso queremos que sea el primer cava que tomes nada más arrancar el año y la década nueva. Un cava diferente, rosado, que tiña de color este inicio de una nueva etapa que, con rituales o sin ellos, seguro que vendrá cargada de nuevas oportunidades y grandes momentos. ¡Feliz 2020!