MARQUÉS DEL ATRIO. UNA BODEGA, 4 DENOMINACIONES DE ORIGEN

Comments off 1397 Views0


La bodega Marqués del Atrio se encuentra ubicada en Mendavia, Navarra, si bien es cierto que sus orígenes se encuentran ligados a La Rioja, concretamente a Arnedo, donde se encuentra la sede histórica de la bodega. Allí empezaba la aventura el fundador de esta saga familiar a finales del siglo XIX y, hoy, la cuarta y quinta generación de la Familia Rivero continúan al frente de esta gran bodega.

Una familia que siempre ha estado unida al cultivo, la elaboración y la crianza de vinos, y que han conseguido hacer de Marqués de Atrio una empresa moderna y profesionalizada, con unas instalaciones de última generación y la tecnología más avanzada para elaborar vinos de alta calidad.

Las mejoras llevadas a cabo a lo largo de los años han hecho de Marqués de Atrio una de las cinco bodegas más grandes de la DOCa Rioja, con la elaboración de un total de veinte millones de botellas de vino al año, teniendo en cuenta todas sus sedes.

Y es que Marqués del Atrio no es una bodega amparada sólo por la DOCa Rioja, sino que cuenta con vinos de 4 zonas más: DO Navarra, con una bodega situada en Corella; DO Utiel-Requena y Tierra de Castilla, cuyos vinos se producen la bodega situada en Requena (Valencia); DO Rías Baixas; y hasta vinos chinos bajo la marca Changyu Pioneer Wine, que entraba en el accionariado de Marqués del Atrio en 2015, haciendo de ésta la primera marca de vino español reconocida en China, y permitiendo que la bodega comercialice aquí el vino Noble Dragón, el vino más vendido del mundo con más de 450 millones de botellas comercializadas en 2015.

 

Marqués del Atrio Finca El Rubio 2014

De entre la amplísima gama de productos de la bodega, este DOCa Rioja destaca por su gran personalidad. Un vino elaborado a base de Tempranillo y Garnacha procedentes de viñedos propios y criado en barricas nuevas de roble francés y americano, que hacen de él un vino elegante y complejo.

De color rojo granate con destellos teja, es un vino limpio y brillante. En nariz destacan las notas de crianza en barrica, notas de moka y toffee que se mezclan con su carácter frutal. En boca es suave y robusto, con una buena estructura y un final largo y persistente.

Un vino ideal para acompañar carnes rojas y de caza, así como para quesos no muy curados. Si prefieres reservarlo para una ocasión especial, tranquilo, es un vino que se desarrollará bien en botella a lo largo de los próximos dos o tres años.