5 ERRORES HABITUALES CUANDO HABLAMOS DE VINO (II)

Comments off 1346 Views0


Hace unos días os dábamos ya unos consejos para ir haciéndonos un poco más expertos en esto del mundo del vino. Bueno, más que consejos, errores a evitar para avanzar en nuestro perfeccionamiento vinícola: hasta dónde llenar la copa, qué hacer cuando se parte el corcho…

Aquí van otros 5 errores habituales que tendrás que ir evitando/conociendo para seguir por el buen camino.

Usar la misma copa para varios vinos

No pasa nada. Eso sí, procura que no queden restos del primer vino. Los expertos suelen “envinar” la copa antes de servir el nuevo vino: echas unas gotas del nuevo vino en la copa ya usada, la agitas un poco, lanzas los restos y ya tienes la copa lista para seguir bebiendo.

Cuanta más graduación tiene el vino, mejor es

Es cierto que los vinos tienen cada vez una graduación mayor. La graduación estándar suele ser de 12 o 13º para los vinos tintos, y unos 11º para los blancos. Sin embargo cada vez es más habitual encontrar vinos con 14,5º. Son vinos con más concentración y más taninos, pero no tiene nada que ver con la calidad. Es, simplemente, otro tipo de vinos.

Un vino será mejor cuantos más años tenga

Otro error que puede comportar muchos disgustos es guardar durante años una botella hasta que llegue “el momento” de abrirla. Sin embargo, para que el vino aguante, son muy importantes las condiciones de conservación: no puede haber cambios bruscos de temperatura, debería estar en un lugar más bien oscuro (y fresco)… todo lo que implique no conservar la botella cómo toca puede significar la muerte de ese vino. Si quieres más consejos para conservar las botellas en casa, aquí te damos algunos.

Conservar la botella a temperatura ambiente una vez abierta

El mejor sitio para conservar una botella cuando ya la hemos descorchado es la nevera. Como ya hemos dicho, un lugar fresco siempre le va bien al vino, mucho más si éste ya ha empezado el proceso de oxidación, que comienza nada más descorcharlo. A temperatura ambiente el proceso de deterioro es más rápido. Eso sí, si es un vino tinto, recuerda sacarlo de la nevera un rato antes de tomarlo para que se aclimate un poco.

Guardar las botellas abierta durante días (aunque sea en la nevera)

Como acabamos de decir, un vino empieza a deteriorarse nada más abrirlo. Dependiendo del tipo de vino, nos aguantará más o menos días en la nevera. Los vinos jóvenes, por ejemplo, duran un poco más que los vinos más viejos, y los vinos blancos y rosados algo menos que los tintos. En líneas generales podríamos decir que los vinos blancos y rosados nos aguantarán unos tres días abiertos, y los vinos tintos no más allá de una semana.