6 CONSEJOS PARA ALMACENAR EL VINO EN CASA EN LAS MEJORES CONDICIONES

Comments off 2140 Views0


A todos nos gusta tener nuestra propia bodega en casa, y presumir cuando vienen los amigos a cenar de los muchos -y buenos- vinos que tenemos en ella. Pero de poco sirve que nos trabajemos la bodega si no tenemos en cuenta una serie de aspectos para asegurarnos de que los vinos se conservan de la mejor manera posible.

Como la mayoría no disponemos de una pequeña cava en casa para que nuestros vinos descansen como reyes, te vamos a dar unos pocos consejos para que, aunque sea en el salón, tus botellas se mantengan en perfecto estado de conservación y servicio.

  • La oscuridad manda

Los vinos deben estar guardados lejos de la luz, ya sea de la luz solar directa o de la de un fluorescente. Los rayos UV pueden dañar el vino, de ahí que muchos se embotellen directamente en botellas oscuras, ya que de ese modo estarán mejor protegidos. También deben estar alejados de olores fuertes, ya que el corcho puede impregnar de estos olores y estropear el vino, por lo que es importante una buena ventilación.

  • Siempre en horizontal

Es importante que los vinos se almacenen en posición horizontal, porque de este modo el corcho se mantiene siempre húmedo. Si el corcho se seca dejará pasar el aire y el vino se oxidará más rápido. Un truco: si lo almacenas con la etiqueta hacia arriba podrás detectar más rápidamente si se han formado sedimentos en el vino. ¡Ah! Y también es importante no mover las botellas constantemente.

  • Temperatura estable y constante

La temperatura ideal para almacenar vinos son 12ºC. Si baja de esta temperatura, no afectará de manera negativa al vino, tan solo a su proceso de envejecimiento. Lo que no debe es sobrepasar nunca los 24ºC, ya que partir de esa temperatura empezaría a oxidarse más rápidamente. En definitiva, lo más importante es que el vino no sufra cambios bruscos de temperatura. De hecho, se recomienda que esta, a lo largo de todo el año, no varíe más de 3ºC, especialmente en el caso de los vinos tintos.

  • Importancia de la humedad

Altos niveles de humedad ayudan a mantener el corcho en mejores condiciones, evitando la evaporación. Sin embargo se recomienda que esta no sobrepase el 70%, ya que a partir de esos niveles se favorecería el crecimiento del moho, que no ayudaría a la conservación del vino.

  • Ni las botellas duran toda la vida

… ni todos los vinos mejoran con el tiempo. Si un vino es muy económico, no va a mejorar con el paso de los años. Y esto no significa que no sea bueno, simplemente se trata de un vino elaborado para ser consumido en su primer año de vida. Es lo que sucede con muchos vinos blancos jóvenes. Si estos han pasado por barrica, la vida se alarga a los 2-3 años posteriores. Por su parte, los vinos tintos con crianza pueden almacenarse hasta 10 años.

  • Ten muy en cuenta la temperatura a la hora de servirlos

Por muy bien conservada que esté la botella, puedes echarlo todo a perder si a la hora de servir el vino no lo haces a la temperatura ideal. Así, debes tener en cuenta que los blancos y rosados, en líneas generales, se recomienda servirlos entre 6 y 12ºC, los vinos espumosos y cavas, entre 6 y 8ºC, los tintos jóvenes a unos 14ºC y los tintos con crianza entre 14 y 18ºC.

Y si, acabada la cena, te ha sobrado vino en alguna botella, aquí tienes unos cuantos consejos para conservarla, también, en las mejores condiciones.