ESTOS SON LOS MOMENTOS PREFERIDOS PARA CONSUMIR VINO

Comments off 682 Views0


La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) presentaba recientemente los resultados de un estudio llevado a cabo entre 1.800 personas con el objetivo de conocer un poco mejor cuáles son las motivaciones que llevan a los consumidores a decantarse por una copa de vino en detrimento de otras bebidas.

Las conclusiones del estudio, presentado bajo el título Mapa Motivacional del Consumidor de Vino en España, son muy útiles para entender a los consumidores de vino y, en especial, para las bodegas, que gracias a este estudio pueden profundizar en las estrategias a seguir para llegar mejor a sus potenciales consumidores.

¿Cuáles son los momentos preferidos para el vino?

El estudio no deja lugar a dudas: durante las comidas (50%), en momentos de ocio (38%) y durante celebraciones especiales (24%).

La mayoría de los encuestados relacionan vino y gastronomía de forma directa. Las comidas y las cenas son los momentos del día de mayor consumo. En el caso de la comida llega hasta el 86% de encuestados, con un incremento del consumo cuando hablamos de carne (26%), de pescado (16%) o paella (14%), frente a la cerveza, que suele ser la escogida cuando hablamos de aperitivos y tapas.

Es durante el fin de semana cuando se concentra un mayor consumo de vino, especialmente los domingos (26%) junto con los días festivos, momento en que destaca especialmente el consumo de cavas y espumosos. Así, la Navidad, por su carácter de celebración, sigue concentrado el consumo de espumosos, con un 80%.

Según este estudio el vino se perfila también como un ensalzador de momentos cotidianos, acompañando el día a día de los encuestados. Y es que uno de los momentos que se comentan para consumir vino es, por ejemplo, el momento de hacer la comida o la cena. También la compañía condiciona el tipo de bebida e incluso el tipo de vino que se escoge.

Respecto a los espacios en los que se consume vino, el 54% del consumo se produce en casa, frente al 43% que tiene lugar fuera. Una vez en la calle, los establecimientos tradicionales concentran el 36% del consumo y las terrazas al aire libre el 24%, junto a otros locales clasificados como “elegantes y sofisticados”, que concentran el 12%, y los “íntimos y acogedores” con el 8%.

El estudio escenifica también el sentido de pertenencia a un grupo que conlleva el consumo de vino. Y es que, tras años de caída en el consumo, la tendencia está en alza, y la etiqueta #winelover en redes sociales es un claro indicador de esta situación.