FAMOSOS Y VINO. UNA COMBINACIÓN DE PELÍCULA

Comments off 1713 Views0


El vino está de moda. Cada vez un poco más. Y como tal, son muchos los famosos que se apuntan a este mundo, ya sea comprando viñedos, poniendo su nombre a un producto o directamente creando sus propios vinos.

Pero para ser justos, hay muchos que lo llevan haciendo desde hace años, y con bastante éxito. El caso más sonado es el de Francis Ford Coppola. El afamado director estadounidense cuenta con una bodega en el Valle de Napa, en California: Francis Ford Coppola Winery. Allí se producen más de cuarenta tipos de vino, entre los que destaca la colección Directors Cut, una serie en la que cada etiqueta es un homenaje a la historia del cine.

Otro sonado nombre del cine asociado al mundo del vino es el de Gérard Depardieu. El actor, gran apasionado vinícola, lleva involucrado en el mundo del vino desde 1979, cuando compró sus primeros viñedos en Nuit-St-Georges.

Del mundo del cine son también conocidos los proyectos vinícolas de Brad Pitt y Angelina Jolie, dueños de la bodega Château Miraval, en Francia; o Drew Barrymore, que decidió asociarse con la bodega Monterey para crear un vino en honor a su familia: Barrymore 2011 Pinot Grigio.

También en el panorama nacional hay actores que han asociado su nombre a bodegas. Es el caso de Antonio Banderas y la bodega Anta Banderas. Situada en pleno corazón de la Ribera del Duero, cuenta con 235 hectáreas de viñas. Su reconocida fama internacional le ha permitido llevar sus vinos por todo el mundo.

Pero no sólo de actores vive el vino. Futbolistas o cantantes también han apostado por este apasionante mundo. Uno de los ejemplos más notables es el de Andrés Iniesta, que cumplía un sueño familiar cuando en 2010 estrenaba bodega, Bodega Iniesta, y se elaboraban los primeros vinos de la familia.

Del mundo del vino es también conocido el caso de los Beckham. Cuando David Beckham jugó en España, la familia se aficionó al vino, y al trasladarse a Los Ángeles, se hicieron con una bodega propia, también situada en el Valle de Napa. De momento, sus vinos se consumen solo en la más estricta intimidad.

En el mundo de la canción, artistas como Luis Miguel, en Chile; Madonna, en Michigan; o Sting, en Italia, cuentan también con sus propios proyectos vinícolas. Y Julio Iglesias es socio de la bodega Montecristo, situada en la Ribera del Duero. Imanol Arias, Emilio Aragón, Bertín Osborne, Fran Rivera o Joan Manuel Serrat son otros de los nombres que se han visto asociados al mundo del vino, con mayor o menor fortuna.

Y como no podía ser de otro modo, también el todopoderoso Donald Trump cuenta con sus propios viñedos en la zona de Virginia. Su bodega es la más grande del estado y, por supuesto, también lleva su nombre, Trump Winery. Si alguien se pasa por allí este verano, que no deje de acercarse. Seguro que será todo un imperio a la altura del magnate.