SALTIMBANQUI: UN VINO, DOS ESTILOS

Comments off 130 Views0


Saltimbanqui fue el primer vino que Aribau sacó al mercado con su propia seña de identidad. Y es por eso que sigue siendo uno de los emblemas de la casa.

Ahora, 13 años después, aquella primera marca de Aribau cuenta con dos referencias: Saltimbanqui Verdejo y Saltimbanqui Sauvignon, dos vinos jóvenes con Denominación de Origen Rueda.

El verdejo está elaborado con uvas de viñedos de más de 40 años que son una perfecta representación de Rueda y su terroir. En nariz, destacan vibrantes notas de frutas exóticas, así como aromas florales y toques de anís e hinojo. En boca es un vino seco, de cuerpo medio y con una refrescante acidez.

Saltimbanqui Sauvignon, por su parte, procede de viñedos de más de 25 años. De color amarillo pálido y destellos verdosos, en boca desprende aromas característicos de la variedad como son la lima, la hierba y las flores blancas. Estas notas se entremezclan con muestras de fruta tropical como la piña o la fruta de la pasión.

En boca, el vino muestra una acidez que aumenta la sensación de frescor y acentúa sus sabores cítricos y tropicales. De cuerpo medio, resulta fresco, y deja en el paladar un agradable recuerdo floral y mineral.

A la hora de servirlo en la mesa, ambas referencias maridan con cualquier tipo de molusco, tanto al natural como ligeramente cocinados, al igual que con cualquier pescado blanco a la plancha. También seran los compañeros ideales para platos fríos como el gazpacho, la vichyssoise o una ensalada de queso de cabra.