UN PASEO ENTRE VIÑAS CON SIGLOS DE HISTORIA

Comments off 2077 Views0


Visitar la bodega Abadía de Poblet es una de esas experiencias que gustarán tanto a los amantes de la historia como a los winelovers. Construida en el año 2000, se alza junto al monasterio de Poblet, un monasterio de monjes cistercienses que siguen la Regla de San Benito desde su fundación en 1150.

Fueron ellos, los monjes de Poblet, los que ya en el siglo XVI trajeron desde Borgoña los conocimientos necesarios para trabajar la uva Pinot Noir, el símbolo diferenciador de este proyecto que debe su creación al deseo de la antigua comunidad cisterciense por recuperar la tradición vinícola de este territorio.

Fue el grupo Codorníu Raventós quien allá por los años 80 acordó con la comunidad monacal de Poblet la explotación del viñedo. Se sentaban entonces las bases de un proyecto que ha supuesto una profunda remodelación del espacio intramuros y la plantación de la Pinot Noir.

La bodega

abadia-de-pobletCon las viñas ya adultas, le llegó el turno a la construcción de la bodega. En el proyecto se mantuvieron intactos elementos arquitectónicos del siglo XIX como las bóvedas catalanas y los arcos de obra vista. El portal y las ventanas góticas de la fachada proceden de una antigua edificación abacial del siglo XV.

Ahora, varios años después, Abadía del Poblet se ha convertido en una bodega experta en la uva Pinot Noir, así como pionera en el cultivo de esta uva en Cataluña. Su situación geográfica hace de su terreno un espacio inmejorable para el cultivo de esta uva, de producción muy limitada y totalmente artesanal, que da lugar a unos vinos excepcionales, amparados bajo la Denominación de Origen Conca de Barberà.