5 TÉRMINOS QUE TE HARÁN PASAR POR UN EXPERTO EN VINOS (I parte)

Comments off 3761 Views1


Todos tenemos algún amigo de esos que saben -o dicen saber- de todo: sabe cuál es el último restaurante de moda, sabe qué tipo de comida es la más in del momento y, claro, también sabe qué vino escoger de la carta de vinos de cada restaurante.

Lo cierto es que, aunque desde fuera el mundo del vino pueda parecer uno de esos universos tremendamente complejos, basta con tener un poco de interés y mucha pasión por la materia para ir dominando poco a poco sus múltiples facetas.

Para empezar, vamos a darte 5 conceptos que podrás usar ya mismo y que te harán pasar por casi un experto, consiguiendo que hasta tu amigo te ceda el honor de escoger el vino en la próxima cena.

  • Añada

La añada de un vino viene determinada por las condiciones climáticas que se dieron en una determinada zona durante el año de la cosecha. Estos elementos determinarán si estamos hablando de una buena o una mala añada, así como la base de la que partirá el vino. Si fue una buena cosecha, el vino ya tendrá unas buenas condiciones de partida. Si por el contrario no fue una buena cosecha, el enólogo de la bodega tendrá que emplearse más a fondo para mejorarla. La información de la añada de un vino la encontrarás en la etiqueta, normalmente en la parte frontal.

  • Vino joven crianza reserva

No, no todos los vinos están pensados para que envejezcan. Y no, no todos estarán más buenos después de 10 años cogiendo polvo en casa. Saber la diferencia entre un vino joven, un crianza y un reserva nos puede ayudar a no cometer este tipo de errores. Los tres conceptos hacen referencia al tratamiento que recibirá el vino una vez haya fermentado. El vino joven es el que pasa directamente de la cuba de fermentación a la botella y de ahí a las tiendas. Estos vinos es preferible consumirlos durante los dos primeros años. Los crianza son los vinos que pasan de la fermentación a barrica de roble (entre 3 y 6 meses) y después a botella durante 18 meses más antes de ponerse a la venta. Por su parte, los reserva pasarán 18 meses en barrica y otros 18 en botella. Y si esta maduración se alarga a cinco años, entonces ya estaremos hablando de un gran reserva. Y este sí podrás guardarlo a la espera de una buena ocasión para descorcharlo.

  • Estructura del vino

¿A qué se refieren los expertos cuando hablan de la estructura del vino? Pues básicamente la estructura hace referencia al equilibrio de los diferentes componentes del vino, desde la cantidad de alcohol hasta los niveles de acidez y azúcar. En función de la armonía de estos y otros elementos (taninos, polifenoles…) hablaremos de una estructura fuerte o débil. Si un componente sobresale del resto, se romperá el equilibrio y el vino perderá armonía, resultando áspero. Cuando un vino tiene una buena estructura será más agradable y suave al gusto.

  • Tostado

Es otro de los muchos adjetivos que se le dan al vino. En este caso hace referencia al gusto que el propio vino coge mientras está en barrica. Esto sucede porque las listas de madera con las que se hacen las barricas son quemadas por la parte interior para conseguir fácilmente su forma curvada, razón por la que el vino tiene ese gusto como ahumado, especialmente notable cuando se trata de barricas nuevas.

  • Coupage

Si el inglés se ha apoderado de todos los ámbitos de nuestro idioma, llenándolo de constantes anglicismos, en el mundo del vino, el francés es el rey, y coupage posiblemente la palabra más usada junto a sommelier. Pero ¿qué es el coupage? Pues es la mezcla de diferentes variedades para elaborar un vino. Existen muchas variedades de uva, y muchos vinos monovarietales (elaborados con un solo tipo de uva), pero lo más habitual es que los vinos sean combinaciones de diversas variedades con las que el enólogo juega para conseguir vinos con características específicas y cargados de personalidad.