PERE VENTURA, UN GRUPO DE BODEGAS FIEL A SUS PRINCIPIOS

Comments off 447 Views0


“He creado Pere Ventura Family Wine Estates sobre una declaración de principios. Todos los que formamos parte del grupo, los cumplimos y los respetamos”. Así lo manifiesta el propio fundador del grupo, Pere Ventura. Nacido en Sant Sadurní d’Anoia, en el corazón del cava, proviene de una familia de tradición vinícola y a ello ha dedicado toda su vida, a consolidar su empresa y a poner en valor sus viñedos.

Por eso no es de extrañar que la máxima de este grupo bodeguero sea la de mantenerse fiel a sus principios, como lo ha hecho siempre su fundador. Principios que se sustentan sobre cuatro pilares básicos: Respeto, Sostenibilidad, Honestidad y Compromiso.

El respeto a la tierra y al trabajo de quien la cuida y la trabaja con sus manos, con esfuerzo y con orgullo; pero también a las variedades autóctonas de cada zona, que son las que dotan de identidad a sus vinos y cavas.

Y todo este trabajo en la viña, siguiendo siempre los criterios de la agricultura ecológica y la sostenibilidad. Y no solo en los viñedos, también en la bodega: reduciendo el uso de agua y electricidad, reduciendo las emisiones de CO2… Buena parte de las bodegas se encuentran soterradas precisamente para garantizar que los vinos se conserven a la temperatura adecuada de manera natural, sin necesidad de un consumo extra de energía y evitando también la contaminación visual del paisaje.

Honestidad y compromiso son también valores que responden al sentido de responsabilidad social corporativa de la empresa, y que garantizan el valor de la herencia, del legado de sabiduría, experiencia y tradición que atesoran en la bodega. Compromiso en el riguroso control de todos los procesos de elaboración para garantizar un producto de gran calidad, y honestidad a la hora de ofrecer ese producto al consumidor.

 

Gran Vintage Paraje Calificado Can Bas

Gran Vintage es un cava de terruño. Su identidad viene marcada por su origen y el conjunto de variables (climatología, geomorfología…) que determinan la expresión de las uvas y la obtención de un mosto único. Estas variables, junto a unos estrictos criterios de calidad en su elaboración, propician este cava de características singulares.

Elaborado con un 50% de macabeo y un 50% xarel·lo, este cava de edición limitada tiene una crianza mínima de 42 meses. Presenta un color dorado brillante con reflejos ámbar y una burbuja muy fina. En nariz destaca por la elegancia aromática, limpia, afrutada y cítrica, con recuerdos a almendra y nueces. En boca se muestra fresco y elegante, cremoso y amplio, desprendiendo notas a fruta fresca, crema de limón, pera en almíbar, yema, sirope de arce y bollería.

Un cava único, perfecto para acompañar la cocina más delicada: guisos de carne y pescados, vieiras, o foie mi-cuit. Sin duda, un cava para paladares exigentes y para celebrar y vivir la intensidad del momento. El cava perfecto para celebrar la vida, cuando todo esto haya pasado.