RÉCORD HISTÓRICO EN 2020 EN LA COMPRA DE VINO EN EL CANAL ALIMENTACIÓN

Como era de esperar en un año como el 2020, en que, por desgracia, la hostelería ha pasado muchas semanas con cierres a causa de la crisis sanitaria de la Covid-19, han aumentado significativamente las ventas de vino en el canal alimentación, es decir en supermercados, hipermercados, grandes superficies, tiendas especializadas…

Según los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, las compras de vino en el canal alimentación crecieron de forma muy notable durante los primeros meses de 2020, tanto en volumen como en valor, con un aumento del 15,3% y un 18% respectivamente. En cifras, las ventas llegaron hasta los 410 millones de litros y los 1.241,4 millones de euros, con un precio medio un 2,3% superior al periodo anterior y situándose entre los 2,96 y los 3,02 €/litro.

Con estos datos se confirma la tendencia al alza del valor del vino en España, promovida fundamentalmente por la mejora de los vinos con Denominación de Origen, que aumentan año tras año su valor. Así, pese a que todos los tipos de vino han crecido, el vino tranquilo con DO ha sido el que más ha crecido a lo largo del último año, casi un 25%, y ha sido el más comprado en el canal alimentación, con 170,5 millones de litros, consolidando así su claro liderato en valor frente al vino sin DO, que este año ha marcado un descenso tanto en volumen como en valor.

Por lo que respecta al consumo total de vino en España, según los datos de INFOVI publicados por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), la estimación del consumo de vino teniendo en cuenta todos los canales (alimentación, Horeca, venta online…) bajó ligeramente de los 9,5 millones de hectolitros, descendiendo así de los 11 millones de hectolitros consumidos en el periodo anterior.

La causa principal que explica esta bajada la encontramos, de nuevo, en la pandemia. Tras crecer en febrero, a partir de marzo se registró una importante pérdida que duró hasta el mes de junio a consecuencia del confinamiento i el cierre temporal de la hostelería, ente otros. En julio, con la desescalada, se produce un pequeño repunte, pero la caída vuelve de nuevo en agosto, siendo especialmente destacable durante los meses de septiembre y octubre.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin