TIPOS DE TAPONES DE VINO. VENTAJAS E INCONVENIENTES MÁS ALLÁ DEL CORCHO

Comments off 122 Views0


Pese a que el corcho sigue siendo el tapón rey en lo que al mundo del vino se refiere (aún hoy supone casi el 80% de la producción mundial), como comentábamos recientemente, no tiene por qué ser siempre la mejor opción.

Es por eso que, en los últimos años, han surgido diferentes tipos de tapones que buscan hacerle la competencia al corcho, con mejor o peor suerte. Y es que lo más importante a la hora de elegir un tapón -decisión que suele ser en ocasiones un gesto enológico y en otras más enfocado al marketing- es tener en cuenta que lo fundamental es que proteja el proceso de maduración del vino en la botella.

Corcho

Ya que es el tapón preferido por la mayoría, empecemos hablando de él. Su principal ventaja sobre sus competidores es que es el único que facilita la óptima conservación y evolución del vino en botella. Además, aporta aromas propios al vino, así como textura y color. En su contra, cabe destacar que si son 100% naturales tiene un alto coste de producción y, además, son los responsables de que en algunas botellas encontremos problemas de humedad y TCA, el conocido “olor a corcho”.

Aglomerados y microaglomerados

Presentados muchas veces como tapones de corcho natural, no dejan de ser un producto procesado. Contienen poliuretano y por tanto no se pueden reciclar, pero resultan más económicos que los de corcho natural.

Sintético

Son tapones compuestos por elastómeros termoplásticos, y en ocasiones también elaborados con silicona. Además de ser mucho más económicos que los tapones de corcho, garantizan que el vino no se verá afectado por TCA. Sin embargo, es un tipo de tapón que no es apto para vinos de guarda, ya que proporcionan un sello menos eficaz con el oxígeno al ceder con el paso del tiempo. En cambio, sí que son recomendables para vinos jóvenes, frescos y frutales, ya que conseguirán conservar mejor estos atributos en un vino. Uno de los puntos a su favor es que permiten crear diseños atractivos jugando con los colores.

Tapón de rosca

Tradicionalmente considerado un tapón para vinos jóvenes, es el más aséptico de todos, ayudando especialmente a preservar los aromas frutales de los vinos. Pese a que no permite la maduración del vino en botella, es un tapón práctico y goza de un buen precio, aunque no de buena reputación entre los más puristas.

Tapones de biomasa de caña de azúcar

Es un tipo de tapón que aúna eficacia, diseño y sostenibilidad. Un tapón biosintético elaborado con biomasa de caña de azúcar, material resistente y totalmente natural que lo convierte en un tapón 100% biodegradable. En su contra, de momento no está muy extendido y su producción está prácticamente en manos de una única empresa.

Vidrio

De diseño elegante, el tapón de vidrio consigue darle al vino un plus de exclusividad al asimilarlo más a una botella de perfume. Permite un gran sellado y es muy neutro. Además, al ser de vidrio, es 100% reciclable. En su contra, el elevado coste del producto y que, pese a que se le presupone neutralidad, se desconocen de momento sus resultados en vinos que envejecen en botella.